Roggio Oficinas Centrales

Data
UBICACIÓN
Córdoba, Argentina
AÑO COMIENZO
2007
AÑO FINALIZACIÓN
2009
ESTADO
Completado
RUBRO
Trabajo
SUPERFICIE
3,963 m2
Descripción
Dispuesto a lo largo de una vía de tránsito rápido en cercanías de un aeropuerto, el edificio es resuelto con un doble carácter: una fachada que debe transmitir el carácter corporativo de esta empresa que será percibido desde una distancia considerable y a gran velocidad; y una segunda lectura surgida del objetivo de crear un entorno de trabajo de condiciones ideales.
Eficiencia en la organización de actividades; cooperación entre las distintas unidades productivas; iluminación y ventilación natural maximizadas; creación de un ambiente de trabajo agradable y estimulante fueron las premisas que dieron forma a este proyecto.

El programa se divide en tres sectores principales que corresponden al cuerpo de oficinas administrativas y técnicas, un sector de servicios comunes y un área destinada al cuerpo de Directores. Estos tres sectores se organizan casi en su totalidad en una única planta que se organiza alrededor de una serie de patios internos, aptos para un lograr un excelente nivel de iluminación y ventilación natural aprovechando el clima templado de la región.
Estos volúmenes se unifican tras una fachada única resuelta con perfiles de vidrio que por un lado actúan como una barrera contra el ruido proveniente de la autopista y del aeropuerto, y por el otro, otorgan al edificio una imagen fuertemente reconocible y austera al mismo tiempo.
Director de Proyecto

Paola Richardson

Equipo

Equipo: Carolina Andretich, Vanesa Döning, Juan Duarte, Javier Lozada, Constanza Pelaez, Josefina Poroli, Mariano Recalde, Barbara Salusso, Enrique Schneider

El desafío en la búsqueda de la imagen de este edificio suponía aportar contenidos, conceptos, ideas.
Estos, debían transmitir una imagen única, sólida, fuerte y simple a la vez, acorde a la trayectoria, la filosofía y el compromiso que forman parte de la impronta del Grupo
Roggio desde su fundación en 1908.

Remarcar la horizontalidad del edificio en su inserción en el paisaje a través de un material que se lea de manera única, sin módulos que interfieran en su lectura y que se exprese de forma simple y austera.

El edificio se compone de tres volúmenes que corresponden al cuerpo de oficinas, al sector de servicios comunes y el área de Directorio.
El tratamiento exterior unifica estos tres cuerpos, destacando el correspondiente al directorio.

En el cuerpo correspondiente al Directorio se pone acento jerarquizando la propuesta morfológica y su materialidad.

En el interior, se destaca la solución de iluminación y acústica elegida para el sector operativo.
Se desarrolló un cielorraso en forma de pantallas a lo largo de toda la planta. Desde el interior de estas pantallas, un sistema de control que gradúa la luz de acuerdo a la incidencia de la luz natural proveniente del patio central, proviene la iluminación general para toda el área de trabajo. A su vez estas pantallas son absorbentes desde el punto de vista acústico.

El material predominante en la propuesta es el perfil de vidrio Profilit.
La idea fue aplicar este material a modo de piel, generando una cámara de aire entre el cerramiento propiamente dicho del edificio y la piel exterior.

La envolvente exterior es tratada en todos los casos en forma de piel, generando una cámara de unos 65 cm.
En el mayor desarrollo de la fachada el material es el vidrio Profilit. Su montaje se realiza por simple yuxtaposición de un perfil junto a otro, tomados en dos extremos por sendos perfiles metálicos de diseño adecuado. Esto garantiza rapidez, facilidad y economía en el montaje.

El profilit presenta también amplias ventajas en cuanto al mantenimiento, casi nulo, y se coloca por delante del cerramiento proyectado, separado de este a través de ménsulas metálicas que sostienen un UPN corrido sobre el cual apoya el sistema.

Esta cámara cumplirá dos funciones:
• Comportamiento bioclimático. Permitiendo la circulación de aire dentro de la misma, confiere al edificio cualidades de sustentabilidad colaborando para optimizar el uso de los recursos energéticos.
• Iluminación. La cámara, retroiluminada, transformará en la noche al edificio en un verdadero hito arquitectónico. Para esto, la cámara en su interior estará pintada íntegramente de blanco, e iluminada transmitirá por reflexión de forma indirecta una suave luz blanca hacia el exterior a través de los paneles translucidos de vidrio.